ÁREA DE BROMATOLOGIA

Peligros en las conservas (seguridad alimentaria para el Consumidor) Aunque son alimentos muy seguros, no debe olvidarse que el riesgo cero no existe. Deberán eliminarse las latas cuando: • Antes de abrir una lata, debe limpiarse bien por fuera. Debe tenerse en cuenta, sin embargo, que pasar un pañuelo no eliminaría posibles microorganismos patógenos; sí quitaría polvo o algún resto orgánico. El pañuelo limpia, pero no desinfecta. • Si en las latas aparecen señales de oxidación, sobre todo en los bordes y los puntos de unión hay peligro que el alimento del interior pueda haberse oxidado. • La lata está abombada. Es señal de que en el interior han proliferado patógenos, debe tirarse sin dudar. Los patógenos del interior de las latas son unos de los más tóxicos para el consumidor. • En el caso de haber espuma dentro de la lata de conserva es indicativo de que el alimento del interior se ha deteriorado. • Si aparece el líquido del interior en mal estado, debe tirarse todo el contenido del interior. • Si el alimento tiene mal olor o mal aspecto. • Una vez abierta la lata, si no se consume todo el alimento del interior debe vaciarse del todo y guardar el resto en otro tipo de envase. Nunca debe mantenerse dentro de las latas una vez abiertos. Puede que los compuestos de la lata migren a los alimentos. LEPTOSPIROSIS Es una enfermedad bacteriana que afecta tanto a los humanos como animales y que sin el tratamiento adecuado puede causar daños en el riñón, meningitis, insuficiencia hepática, dificultad respiratoria e incluso la muerte. Es falso que exista riesgo por la contaminación fecal de mamíferos, insectos o aves

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *